09 jun 2012

El DSM-5 reconocerá como enfermedades mentales los berrinches persistentes de los niños, la adicción a la comida y el acaparamiento compulsivo.

0 Comentarios

El llamado Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DMS), Manual Diagnóstico y Estadístico de las Enfermedades Mentales, publicará la quinta edición (DSM-5), en mayo de 2013, y se presentará en 20 capítulos que según la American Psychiatric Association (APA), estarán reestructurados basándose en una relación aparente entre los síntomas de las enfermedades.

Entre los cambios más importantes que presentará el DSM-5 está una nueva definición de lo que ahora será llamado trastorno del espectro autista. Ahora ya no se hablará de autismo, ni síndrome de Asperger, trastorno generalizado del desarrollo o trastorno desintegrativo de la infancia.
Todos estos términos quedarán incluidos dentro del diagnóstico de trastorno del espectro autista “para ayudar de forma más precisa y consistente a diagnosticar a niños con autismo”, afirma la APA.

Otros cambios importantes en el nuevo manual es que ahora, por primera vez, los psiquiatras reconocen la adicción a la comida como una enfermedad mental real.

Otra enfermedad mental nueva, reconocida ahora en el DSM-5, es el acaparamiento compulsivo. Este diagnóstico, afirman los psiquiatras, “ayudará a caracterizar a la gente con una dificultad persistente de deshacerse o separarse de posesiones, sin importar su valor real”. “La conducta a menudo tiene efectos perjudiciales, tanto emocionales como físicos, sociales, financieros e incluso legales, para el acaparador y los miembros de su familia”.

Y también se incluye el llamado Trastorno de Desregulación Disruptiva del Estado de Ánimo (DMDD) con el cual se diagnosticará a niños que “exhiben episodios frecuentes de irritabilidad y arrebatos de conducta durante tres o más veces a la semana durante más de un año”.

Esta definición ha causado amplia controversia porque, se dice, podría conducir al diagnóstico y medicación de los berrinches de los niños. Pero la APA afirma que con este nuevo término se espera combatir el potencial error de diagnosticar a los niños con trastorno bipolar y tratarlos innecesariamente con medicamentos poderosos.

La adicción a jugar en Internet quedó incluida dentro de la categoría de “trastornos que necesitan ser más investigados” y, como tal, no es reconocida todavía como enfermedad mental.

Asimismo, el DSM-5 excluye la definición de duelo como trastorno depresivo cuando éste dura menos de dos meses después de la muerte de un ser querido. Pero incluye varias notas en las que reconoce que “el duelo es un factor de estrés psicológico severo que puede precipitar un episodio depresivo grave poco después de la muerte de un ser querido”.

Y a pesar de que muchos habían pedido definir el “trastorno hipersexual”, o adicción al sexo, como una enfermedad mental, el DSM-5 decidió excluirlo.
Tal como explica el psiquiatra Eduardo Grande, psiquiatra y ex presidente de la Asociación Argentina de Salud Mental, estos cambios en el DSM son importantes porque afectarán el diagnóstico, tratamiento y cobertura médica de millones de niños y adultos en todo el mundo.

Fuente de la noticia:psiquiatria.com

[subir]
Deja tu comentario